Dice "El Kybalión":

"Donde quiera que estén las huellas del Maestro,
allí los oídos del que está pronto para recibir sus enseñanzas
se abren de par en par".
"Cuando el oído es capaz de oír, entonces vienen los labios
que han de llenarlos con sabiduría".